Es el acontecimiento que produce el daño cubierto o garantizado en la póliza de seguros hasta la cantidad contratada. Ante dicho acontecimiento la compañía de seguros queda obligada a cumplir totalmente al asegurado o  beneficiarios el monto amparado en su póliza contratada.