Es la parte de tus ingresos que guardas para ser utilizada en un gasto futuro previsto o imprevisto.